Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Carrito de compras

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos:
Total envío:  A determinar
Total
Continuar la compra Ir a la caja

Semillas de Lino • Kromenat • 500 gr

2,90 € impuestos inc.

Nuevo producto

Descripción

Una de las semillas más conocidas y vendidas, sobre todo por su comodidad, ausencia de sabor y propiedades terapéuticas. 

Para obtener sus beneficios es preferible introducirla en la dieta de forma habitual, de una a tres cucharaditas diarias.

 

Más detalles

Más

Las semillas son una forma fácil, crujiente y deliciosa de complementar una dieta equilibrada, aportando minerales, fibra, ácidos grasos o proteínas, según de qué semilla se trate. Las semillas de lino o linaza cada vez son más consumidas debido a sus múltiples bondades nutricionales y a su agradable sabor casi neutro que pega con todo. Entre las variedades dorada y marrón hay muy pocas diferencias.

El lino es la fuente vegetal con más omega 3 (75%), un ácido graso esencial insaturado que no podemos sintetizar, es decir, que tenemos que obtener de la alimentación. Debido a que está sobre todo presente en pescados azules y algunos frutos secos, en nuestra dieta es habitual que nos quedemos cortos de este ácido graso tan beneficioso, precursor de prostaglandinas con actividad antiinflamatoria y antiagregante plaquetaria (ayuda a mantener la sangre fluida) entre otras. Otros componentes de las semillas apoyan estas funciones, incluyendo su aporte de omega 6 (25%), siendo por tanto más eficaz incluirlas en la dieta habitual que el principio activo solo, y su contenido en vitamina E ayuda a mantenerlos intactos.

Si unimos su cantidad de ácidos grasos insaturados a otros 20 componentes que se consideran que participan en el cuidado de la salud cardiovascular y la prevención del colesterol (como la lecitina, la lignina, la fibra o los minerales que contiene), no es de extrañar que se incluya generalmente en las dietas que siguen este fin. 

Otro de los nutrientes importantes de la linaza son los mucílagos y las pectinas, un tipo de fibra soluble (es decir, que sirve de alimento a nuestra flora benéfica) que no digerimos, pero absorben gran cantidad de agua formando una especie de gel suave. Además de cuidar a nuestra flora, evitan que las heces se sequen manteniéndolas húmedas, cuida la mucosa digestiva y envuelve las toxinas evitando que se absorban. Todas estas razones hacen que se usen las semillas para cuidar el tránsito intestinal y ayudar a eliminar las toxinas. Estas propiedades no crean dependencia, y sólo en mayores dosis pueden tener efecto laxante.

Contiene además componentes antibacterianos como el ácido acético, ácido málico, luteína o cisteína, además de zinc. Esto ha hecho que por ejemplo se haya usado su aceite o infusiones de las semillas para cuidado de la piel, quemaduras, en gargarismo para afecciones de garganta… Y por supuesto, es una semilla muy rica en minerales como el magnesio, cobre, zinc, calcio, hierro o cromo, contiene algunas enzimas digestivas como la lipasa o la diastasa (por lo que ayuda con las digestiones pesadas) y antioxidantes como la isovitexina. Respecto a las vitaminas, sobre todo contiene del grupo B y vitamina E.

Lo ideal para consumir las semillas es tomarlas enteras y masticarlas. Las que no se mastiquen no se digieren, actuando sólo los mucílagos del exterior con propiedades depurativas y laxantes, y sólo estaría desaconsejado tomarlas así en diverticulitis y bebés que tendrían que molerlas. Se pueden echar en ensalada, yogures, zumos…o usar como parte de recetas de panadería y repostería enteras o molidas.

También pueden molerse, aunque se recomienda consumirlas pronto para evitar que se oxiden, o dejarlas en remojo por la noche para consumirlas con el agua cargada de fibras solubles por la mañana. Hay también gente que hace bebida vegetal de lino, dejándolas a remojo y después licuándolas y edulcorando.

Se recomienda su uso además de en dietas de control del colesterol y cuidado vascular, en dietas pobres en omega 3 o de alta necesidad (deporte, embarazo), en estreñimiento, patologías que cursan con inflamación, como ayuda en dietas para perder peso (por su efecto regulador de glucosa y saciante), dolor articular… Es un alimento, por lo que se verán efectos con el uso más o menos habitual.

 

Ingredientes activos/envase:

Semillas de lino de procedencia ecológica.

Modo de empleo:

Tomar diariamente masticando de 2 a 3 cucharaditas o dejarlas en remojo y después tomarlas.

Presentación:

Bolsa 500 gr.